Volver arriba
  • La publicación trimestral de Drovet
Drovet Casa Central
Rosario: Pichincha 155 (ex Ricchieri)
[email protected]
(0341) 430 1036 (Rotativas)
Drovet News
Publicación trimestral
ISSN 2422-7633

Octubre 2015

Entrega 04 - Octubre 2015

Los perros bravos

Día a día crecen en los noticieros y en los diarios las crónicas de personas gravemente mordidas por perros, con heridas, mutilaciones y hasta la muerte. Es también muy cierto que con la inseguridad creciente ha aumentado la demanda de perros guardianes en muchos hogares, con el objeto de tener una mayor seguridad y evitar los robos y el ingreso de extraños.

La incorporación de un perro a la familia, especialmente un perro guardián, no es tan fácil como comprar un electrodoméstico; se debe saber la composición del grupo familiar, si hay menores o personas mayores, si todos quieren tener un perro, si todos van a manejar el perro por igual o con el mismo criterio, y si se conocen las características de cada raza, para saber cuál es la que más se ajusta al perfil de la familia.

El perro es un animal que por sus características está acostumbrado a vivir en
comunidad. En estado salvaje vive en grupos o jaurías, con un orden de dominancia dentro de la misma donde se imponen por carácter. Al incorporar un perro a un grupo de personas también el animal adopta a este grupo como su propia jauría y busca su ubicación en el mismo a base de imponerse por carácter. Cuando el perro se interpone entre algunos integrantes del grupo, la convivencia se hace difícil y peligrosa.

El veterinario ocupa un rol significativo en la elección de un perro, y es muy
importante su función docente. Debe conocer y saber transmitir las características de cada raza y principalmente las características comportamentales de cada una.

Debe asesorar a los propietarios sobre cómo se maneja un cachorro, principalmente durante su período de socialización donde fija su carácter; cómo corregir vicios de manejo -cuando se puede- para evitar llegar tarde; y ser un consejero permanente sobre el manejo de la mascota. Rol este que en muchos casos es ocupado por falsos etólogos que sin ningún tipo de preparación asesoran y muchas veces mal.

El prolijo trabajo docente del veterinario y la íntima interacción entre el profesional y el dueño, disminuirán en el futuro el número de accidentes causados por mordeduras y el número de animales eutanasiados por esta causa.